• Jue. Abr 25th, 2024

Pensamientos intrusivos negativos ¿qué son y cómo controlarlos?

Poruser

Dic 21, 2023
pensamientos-intrusivos-negativos

Los pensamientos intrusivos son ideas, imágenes o impulsos no deseados y perturbadores que surgen en la mente de una persona de manera repetitiva, involuntaria y a menudo sin sentido. Estos pensamientos pueden ser molestos, ansiosos o inapropiados, y la persona que los experimenta suele encontrarlos perturbadores o angustiantes. A pesar de que estos pensamientos no reflejan los verdaderos deseos o creencias de la persona, pueden ser difíciles de controlar y pueden causar malestar significativo.

Los pensamientos intrusivos negativos son una experiencia común y no son exclusivos de ninguna condición mental en particular. Sin embargo, a veces están asociados con trastornos de ansiedad, trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) u otras condiciones psicológicas. En el caso del TOC, por ejemplo, los pensamientos intrusivos suelen ir acompañados de rituales o comportamientos compulsivos en un intento de reducir la ansiedad asociada con esos pensamientos.

¿Qué son los pensamientos intrusivos negativos?

Los pensamientos intrusivos negativos son ideas no deseadas y perturbadoras que tienen una carga emocional negativa. Estos pensamientos pueden ser ansiosos, deprimentes, violentos o de otra índole negativa, y suelen causar malestar significativo en la persona que los experimenta. A menudo, estos pensamientos están fuera del control consciente de la persona y pueden surgir de manera persistente, generando preocupación y angustia.

El tratamiento de los pensamientos intrusivos negativos a menudo implica la intervención de profesionales de la salud mental, como psicólogos o psiquiatras, quienes pueden utilizar enfoques terapéuticos como la terapia cognitivo-conductual para ayudar a la persona a manejar y cambiar patrones de pensamiento no deseados. Es importante señalar que los pensamientos intrusivos negativos no reflejan necesariamente las verdaderas creencias o deseos de la persona. A pesar de la intensidad emocional asociada con estos pensamientos, la persona puede reconocer que no representan su verdadero yo.

Tipos de pensamientos intrusivos

Los pensamientos intrusivos negativos pueden manifestarse de diversas maneras y abordar diferentes temas. Aquí hay algunos ejemplos de tipos comunes de pensamientos intrusivos negativos:

  1. Preocupaciones obsesivas:
    • Pensamientos recurrentes sobre eventos negativos que podrían ocurrir en el futuro.
    • Preocupaciones excesivas sobre la seguridad personal o de los seres queridos.
  2. Autocrítica severa:
    • Pensamientos autodestructivos o autorreferentes que desvalorizan la autoestima.
    • Críticas constantes hacia uno mismo, incluso por pequeños errores.
  3. Imágenes perturbadoras:
    • Imágenes visuales intrusivas y perturbadoras, a menudo de naturaleza violenta o desagradable.
    • Escenas imaginadas que generan ansiedad o malestar.
  4. Dudas excesivas:
    • Dudas constantes sobre decisiones tomadas o por tomar, incluso las más pequeñas.
    • Pensamientos que generan incertidumbre y ansiedad sobre elecciones cotidianas.
  5. Miedo a la pérdida de control:
    • Pensamientos sobre perder el control de uno mismo o de la situación.
    • Temores irracionales relacionados con acciones impulsivas o daño a otros.

Estos son solo ejemplos y los pensamientos intrusivos negativos pueden variar considerablemente de una persona a otra. La clave para abordarlos suele involucrar la conciencia de que estos pensamientos no definen a la persona y la búsqueda de ayuda profesional si generan un malestar significativo en la vida diaria.

¿Por qué aparecen estos pensamientos?

Los pensamientos intrusivos pueden surgir por diversas razones. A nivel biológico, factores como desequilibrios químicos en el cerebro, particularmente relacionados con la serotonina, podrían contribuir a su aparición. El estrés y la ansiedad también desempeñan un papel importante, ya que niveles elevados pueden dificultar que la mente filtre pensamientos no deseados y aumentar la interpretación negativa de los mismos.

Experiencias pasadas, especialmente traumas, pueden generar pensamientos intrusivos como parte de las secuelas psicológicas. Cada persona es única, y la interacción de estos factores puede variar considerablemente entre individuos. La ayuda de profesionales de la salud mental, como psicólogos o psiquiatras, suele ser esencial para comprender y abordar de manera efectiva estos pensamientos intrusivos.

Te recomendamos: ejemplos de autorregulación

¿Cómo gestionar estos pensamientos?

Gestionar pensamientos intrusivos puede ser un desafío, pero hay estrategias y enfoques que pueden ayudar. Aquí tienes algunas sugerencias:

  1. Mindfulness: Practicar la conciencia plena implica observar los pensamientos sin juzgarlos ni involucrarse emocionalmente. Aprender a ser consciente del momento presente puede ayudar a reducir la intensidad de los pensamientos intrusivos.
  2. Distraerse de los pensamientos: Enfócate en actividades que capten tu atención y te ayuden a apartar la mente de los pensamientos intrusivos. Leer, hacer ejercicio, practicar un hobby o socializar pueden ser formas efectivas de distracción.
  3. Aprender técnicas de relajación: La práctica regular de técnicas de relajación, como la respiración profunda, la meditación o el yoga, puede ayudar a reducir la ansiedad y el malestar asociados con los pensamientos intrusivos.
  4. Establecer rutinas saludables: Mantener hábitos de sueño regulares, una dieta equilibrada y ejercicio físico puede contribuir a la salud mental general y ayudar a gestionar los pensamientos intrusivos.
  5. Buscar apoyo profesional: La ayuda de un profesional de la salud mental, como un psicólogo o un psiquiatra, puede ser fundamental. La terapia cognitivo-conductual (TCC) y otras modalidades terapéuticas pueden proporcionar herramientas específicas para abordar estos pensamientos.

Conclusión

Es fundamental comprender que estos pensamientos no definen la identidad de la persona y que buscar ayuda no solo es válido, sino también beneficioso. La gestión de los pensamientos intrusivos puede requerir tiempo y esfuerzo, y cada individuo puede encontrar enfoques que se ajusten mejor a sus necesidades. La conciencia, la aceptación y la acción son pasos cruciales hacia una mejor salud mental y el manejo efectivo de estos pensamientos no deseados.

Gestionar estos pensamientos puede ser un desafío, pero hay estrategias efectivas que incluyen la conciencia plena, la reestructuración cognitiva, la distracción, la práctica de técnicas de relajación y la búsqueda de apoyo profesional buscando terapia psicológica online

Por user

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *