• Jue. Abr 25th, 2024

Pastillas para dormir: ¿cuáles son y sirven?

Poruser

Oct 12, 2023
pastillas-para-dormir

Un sueño de calidad es esencial para mantener una buena salud física y mental. Sin embargo, muchas personas experimentan dificultades para conciliar el sueño o mantenerlo durante toda la noche. En estas situaciones, las pastillas para dormir pueden convertirse en una opción.

Las pastillas para dormir no curan los problemas de sueño subyacentes, sino que ofrecen un alivio temporal al insomnio ocasional o a otros trastornos del sueño. Por lo tanto, antes de usar pastillas para dormir, es esencial identificar las causas subyacentes de los problemas de sueño y considerar otras estrategias para promover un sueño de calidad a largo plazo. En este artículo, se explorarán las pastillas para dormir, su uso recetada y sin receta

¿Qué son las pastillas para dormir?

Las pastillas para dormir, también conocidas como somníferos o medicamentos hipnóticos, son sustancias diseñadas para ayudar a las personas a dormir o mantener un sueño ininterrumpido. Estos medicamentos pueden ser útiles en casos de insomnio ocasional, desfase horario o trastornos del sueño.

Los medicamentos para dormir están diseñados para acortar el tiempo que lleva quedarse dormido y prolongar la duración del sueño. Pueden ayudar a las personas a conciliar el sueño más rápido y reducir las interrupciones del sueño durante la noche.

Pastillas para Dormir Recetadas por el Médico

Los medicamentos para dormir recetados, como el zolpidem o el eszopiclona, son prescritos por profesionales de la salud en situaciones de insomnio crónico o trastornos del sueño. Estos medicamentos suelen ser más fuertes y se utilizan bajo supervisión médica. Algunos ejemplos de estos medicamentos incluyen:

  1. Benzodiazepinas: Estos medicamentos, como el diazepam o el lorazepam, actúan como depresores del sistema nervioso central y se utilizan principalmente para tratar el insomnio a corto plazo. Las benzodiazepinas son efectivas para inducir el sueño, pero pueden llevar a la dependencia y la tolerancia, lo que significa que con el tiempo, es posible que necesites dosis más altas para obtener el mismo efecto.
  2. Zolpidem (Ambien) y Zaleplon (Sonata): Estos medicamentos pertenecen a una clase conocida como hipnóticos no benzodiazepínicos. Tienen un menor riesgo de dependencia en comparación con las benzodiazepinas. Se utilizan para tratar el insomnio a corto plazo y están diseñados para ayudar a las personas a quedarse dormidas más rápido.
  3. Antidepresivos: Algunos antidepresivos, como la trazodona o el mirtazapina, se utilizan off-label (fuera de su uso aprobado por la FDA) para tratar el insomnio. Tienen un perfil de efectos secundarios diferente en comparación con las benzodiazepinas y son una opción cuando se busca evitar el riesgo de dependencia.
  4. Eszopiclona (Lunesta): Este medicamento está diseñado para ayudar a conciliar el sueño y mantenerlo durante la noche. Es efectivo a corto plazo y puede ayudar a las personas a dormir más tiempo sin interrupciones.
  5. Ramelteon (Rozerem): Este medicamento se enfoca en el sistema de regulación del ritmo circadiano del cuerpo y puede ser recetado para tratar el insomnio crónico.

Es esencial destacar que estos medicamentos deben ser recetados por un médico después de una evaluación exhaustiva de la situación y el historial médico del paciente. También deben utilizarse siguiendo las indicaciones del médico, ya que el uso incorrecto o el abuso de estos medicamentos puede tener consecuencias negativas para la salud.

Pastillas para dormir sin receta

Las pastillas para dormir de venta sin receta, como la melatonina o la difenhidramina, están disponibles en farmacias y tiendas locales. Estos productos son adecuados para problemas de sueño ocasionales y suelen ser menos potentes que los medicamentos recetados.

Estas pastillas se encuentran disponibles en la mayoría de las farmacias y suelen ser productos de venta libre. A menudo, contienen ingredientes naturales que se supone que ayudan a mejorar la calidad del sueño. A continuación, profundizamos en las pastillas para dormir sin receta:

1. Antihistamínicos: Estos son medicamentos que a menudo se utilizan para tratar las alergias, pero algunos, como la difenhidramina, tienen un efecto somnoliento. Los antihistamínicos sin receta, como la Benadryl, pueden ayudar a inducir el sueño. Sin embargo, pueden dejar a la persona sintiéndose adormilada al día siguiente y no son adecuados para un uso prolongado. Deben utilizarse con precaución, ya que pueden causar efectos secundarios y no abordan las causas subyacentes del insomnio.

2. Melatonina: La melatonina es una hormona natural que regula el ritmo circadiano del cuerpo. La melatonina sintética se vende en forma de pastillas para dormir sin receta. Ayuda a algunas personas a conciliar el sueño, especialmente cuando el insomnio está relacionado con un cambio en el huso horario o trastornos del sueño circadiano. Aunque suele considerarse segura, no funciona para todos, y su eficacia puede variar.

3. Valeriana: La valeriana es una hierba que se ha utilizado tradicionalmente como remedio natural para el insomnio y la ansiedad. Está disponible en forma de suplementos sin receta. Algunas personas encuentran que la valeriana les ayuda a dormir, pero los resultados son mixtos y pueden depender de la dosis y la preparación.

4. L-triptófano: Es un aminoácido que se encuentra en algunos alimentos y está involucrado en la producción de serotonina y melatonina. Los suplementos de L-triptófano se han utilizado para tratar el insomnio y otros trastornos del sueño. Sin embargo, su eficacia no está bien establecida.

Es importante recordar que, aunque estas pastillas para dormir sin receta pueden ser útiles en ocasiones, no abordan las causas subyacentes del insomnio y su eficacia puede variar según la persona. También pueden tener efectos secundarios y no deben utilizarse como solución a largo plazo para el insomnio crónico.

Te recomendamos: Diazepam ¿sirve para la ansiedad?

Precauciones de los medicamentos

Antes de considerar el uso de pastillas para dormir, es importante tomar precauciones. Consultar a un médico es fundamental para determinar la causa de los problemas de sueño y recibir orientación adecuada. Estas son algunas de las precauciones más recomendadas:

  • Consulta a un profesional de la salud antes de tomar pastillas para dormir.
  • Evita el consumo excesivo y respeta las dosis recomendadas.
  • Conoce los efectos secundarios asociados a estos medicamentos.
  • No uses pastillas para dormir a largo plazo; busca soluciones más integrales.
  • Combina el uso de pastillas con estrategias de higiene del sueño y cambios en el estilo de vida.
  • No conduzcas ni realices tareas peligrosas bajo la influencia de estos medicamentos.
  • Evita el alcohol y otras sustancias que puedan interactuar con las pastillas.

Recuerda que, en caso de insomnio crónico o problemas graves de sueño, siempre es aconsejable buscar la orientación de un profesional de la salud o un especialista en sueño. Tomar pastillas para dormir debe ser una decisión informada y parte de un enfoque más amplio para mejorar la calidad del sueño.

Dosis recomendada

La dosis de pastillas para dormir varía según el tipo de medicamento y la gravedad del problema de sueño. Es crucial seguir las instrucciones del médico o las indicaciones del envase para evitar posibles efectos secundarios o sobredosis. Algunas de los consejos generales para tomar pastillas sin caer en sobredosis son:

  • La dosis de pastillas para dormir es personalizada y debe comenzar con la menor efectiva.
  • Debe ser indicada por un profesional de la salud, considerando factores individuales.
  • No se deben usar a largo plazo y siempre se deben seguir las indicaciones precisas del médico.
  • En caso de olvido, no dupliques la dosis. Consulta a un profesional de la salud.

Efectos secundarios

Los efectos secundarios de las pastillas para dormir pueden variar según el tipo de medicamento y la persona, pero algunos de los efectos más comunes incluyen:

  1. Somnolencia diurna: Muchas pastillas para dormir pueden causar somnolencia al día siguiente, lo que puede afectar la concentración y la coordinación. Esto es especialmente peligroso si se debe conducir o realizar actividades que requieran atención.
  2. Boca seca y cambios en el gusto: Algunas personas experimentan sequedad bucal y cambios en el sentido del gusto al tomar pastillas para dormir.
  3. Estreñimiento o diarrea: Los problemas gastrointestinales, como el estreñimiento o la diarrea, son efectos secundarios comunes de ciertos medicamentos para dormir.
  4. Mareos y desequilibrio: La sensación de mareo o desequilibrio puede ocurrir, lo que puede aumentar el riesgo de caídas y lesiones, especialmente en adultos mayores.
  5. Aumento de peso: Algunos medicamentos para dormir están asociados con el aumento de peso a largo plazo, lo que puede tener implicaciones en la salud.
  6. Reacciones alérgicas: En casos raros, se pueden producir reacciones alérgicas que incluyen erupciones cutáneas, picazón y dificultad para respirar.
  7. Dependencia y tolerancia: Uno de los efectos secundarios más preocupantes es la posibilidad de desarrollar dependencia o tolerancia a las pastillas para dormir, lo que significa que con el tiempo, pueden volverse menos efectivas y requerir dosis más altas.
  8. Pesadillas o sueños vívidos: Algunos medicamentos para dormir pueden causar sueños intensos o pesadillas.
  9. Cambios en el estado de ánimo: Algunas personas pueden experimentar cambios en el estado de ánimo, como irritabilidad o depresión, como efecto secundario de estos medicamentos.

Es importante destacar que no todas las personas experimentarán estos efectos secundarios y que su gravedad puede variar. Además, los efectos secundarios pueden depender del tipo y la dosis del medicamento utilizado.

¿Cuándo no debo tomar estas pastillas?

No todas las personas son candidatas para el uso de pastillas para dormir. Aquellos con antecedentes de adicción a sustancias, mujeres embarazadas o en período de lactancia, personas con problemas respiratorios o apnea del sueño, o aquellos que toman otros medicamentos que pueden interactuar con las pastillas para dormir, deben evitar su uso.

Ventajas y Desventajas

Los medicamentos para dormir pueden ser útiles en situaciones específicas, pero deben usarse con precaución y bajo la supervisión de un profesional de la salud. Es fundamental conocer sus ventajas y desventajas:

Ventajas:

  1. Alivio Temporal: Las pastillas para dormir pueden proporcionar alivio inmediato para aquellos que sufren insomnio ocasional o jet lag.
  2. Mejora de la Calidad del Sueño: En algunos casos, estas pastillas pueden mejorar la calidad del sueño y ayudar a las personas a sentirse más descansadas.

Desventajas:

  1. Efectos Secundarios: Las pastillas para dormir pueden causar somnolencia residual, dificultades para concentrarse y otros efectos secundarios no deseados.
  2. Riesgo de Adicción: Algunos medicamentos para dormir pueden ser adictivos si se abusan de ellos. Por lo tanto, es esencial usarlos con responsabilidad.
  3. No Abordan la Causa Subyacente: Las pastillas para dormir no tratan la causa subyacente de los problemas de sueño, por lo que no son una solución a largo plazo para el insomnio crónico.

Es importante que cualquier persona que esté considerando el uso de pastillas para dormir hable con un profesional de la salud. El médico o especialista en sueño puede ayudar a determinar la causa subyacente de los problemas de sueño y considerar alternativas de tratamiento más seguras y efectivas.

Te recomendamos: Paroxetina

Por user

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *